Envíos Gratis
Reciba rápido y seguro en la comodidad de su casa
Compre Ahora y Pague Después
Financiamiento rápido y fácil
Súper
Especiales
15% OFF
orden
$700
Envíos Gratis USA
Cambios de entrega esperados: Debido a los impactos continuos de COVID-19, nuestros paquetes pueden requerir temporalmente, más tiempo para ser entregados. Todos los pedidos se procesarán y enviarán en un plazo de 3 a 5 días hábiles.

10 joyas que han hecho historia y tienes que conocer

Igual que le sucede a muchos de los lectores de este blog, a lo largo de la historia reyes, reinas, emperatrices, actrices, nobles y otros tantos se han dejado llevar por el indiscutible atractivo de la joyería. Desde que hombres y mujeres comenzaron a valorar las joyas como accesorios ideales para su vestuario, algunas prendas se han convertido en verdaderas piezas históricas por sus características y por los relatos a los que se asocian.

La casa de modas Cartier diseñó para la diva mexicana María Félix un esplendoroso collar de esmeraldas y diamantes amarillos al que llamó “Cocodrilos de Oro”. Marilyn Monroe hizo famoso el collar “La Luna de Baroda”, también con un diamante amarillo, al usarlo en la promoción de su película Los caballeros las prefieren rubia. La reina del pop, Madonna, fue una auténtica celebrity en su boda con Guy Ritchie al lucir una llamativa diadema de 1910 que contaba con 767 diamantes. Son solo algunos ejemplos: una y otra vez grandes famosos destacan por lucir prendas realmente valiosas y hacerlas notar.

Pero, ¿qué pasa cuando las joyas adquieren tanta o más fama que sus dueños? ¿Cómo calificar esas piezas que pasan de mano en mano a lo largo de los años incrementando su valor y también, a veces, su misterio? Son las grandes ganadoras en un mundo de elegancia y extrema belleza. Son las musas de cualquier joyero. De cada una de ellas sale inspiración y estilo para todas esas joyas que marcan tendencia y nunca pasan de moda.

En Five Star Jewelers hemos preparado para ti una lista de las 10 joyas más famosas de la historia. Primero, porque tienes que conocerlas: son auténticas obras de arte. Segundo, porque estamos convencidos que de ellas nacen todas la tendencias que triunfan. Necesitas inspirarte en ellas para completar tu joyero con replicas o similares igual de hermosos.

Diamante Hope:

diamante-hope

Cuenta la leyenda que este célebre diamante azul de alrededor de 45 quilates se encontraba en un templo de la India, adornando el tercer ojo de una estatua de la diosa Sita, hasta que un sacerdote hindú lo robó y vendió. Por esta razón dicen que fue maldito y un sinnúmero de supersticiones se han tejido alrededor de él. Supuestamente todo el que lo poseyera, sufriría una muerte trágica e inesperada.

Existe constancia de que en algún punto llegó a manos del contrabandista francés Jean Baptiste Tavernier; quien lo llevó a Europa en el año 1642. Al parecer la maldición empezó con él, pues murió asesinado por una manada de perros. Pero la lista de desgracias asociadas a esta gema no se detuvo allí.

El Rey Luis XIV adquirió la joya y decidió reducir sus 112,5 quilates originales a 67,5 quilates con la finalidad de acabar con la maldición. Sin embargo, comenzó a prestarla a sus amigos: Nicholas Fouquet fue condenado a cadena perpetua y la Princesa Lambrelle, quien lo lució muchas veces, fue objeto de un apaleamiento por parte del pueblo. El propio Rey murió arruinado y despreciado.

En 1980 lo adquirió el banquero y coleccionista Henry Thomas Hope, a quien le debe el nombre. Lo compró por 150.000 dólares y con el pasar del tiempo, su familia se arruinó. Luego, este precioso diamante pasó a manos del magnate Ned McLean. El nuevo dueño tuvo que afrontar la muerte de su hijo en un accidente y la de su hija por sobredosis. Él fue internado en un manicomio y la última heredera murió de manera inexplicable en su apartamento, con tan sólo 25 años de edad.

Tras tantos años de aquella supuesta maldición, su último comprador, Harry Winston, optó por donar una de las joyas más importantes de la historia al Smithsonian Institut de Washington, donde se encuentra actualmente.

El Anillo Lady Di:

anillo-lady

La influencia de la Princesa Diana de Gales en el mundo y su temprana muerte tienen mucho que ver con la relevancia que alcanzó esta joya en la historia. El anillo de oro blanco con un zafiro de 18 quilates y 14 pequeños diamantes fue el regalo del Príncipe Carlos cuando le pidió matrimonio en febrero de 1981.

El encargado de realizar este anillo de diseño exclusivo fue la casa de joyeros Garrard y fue la misma Lady Di quien lo eligió de entre otros anillos de compromiso. Su precio en ese momento fue de 65 mil dólares; pero desde entonces ha aumentado significativamente su valor hasta alcanzar los 336 millones 480 mil euros.

Tres décadas después, Guillermo, hijo del Príncipe Carlos y Lady Di, le dio la preciada joya a Kate Middleton al pedirle matrimonio. El anillo que perteneció a la mítica Lady Di se convirtió en uno de los más demandados y deseados del mundo, por lo que muchas casas joyeras realizan réplicas de esta joya.

El collar de María Antonieta:

collar-maria

Esta reina francesa, que gobernó durante el siglo XVIII, era una gran amante de las joyas. Su esposo, el Rey Luis XV, encargó para ella un collar de 648 diamantes que nunca llegó a sus manos. El Obispo de Rohan lo adquirió sin pagar nada y lo entregó a su amante, la Condesa de Valois, quien lo llevó a Londres, lo desarmó y lo vendió por piezas.

Cuando la Reina María Antonieta se enteró de lo sucedido, denunció a la supuesta condesa y la condenó a morir en la hoguera. Pero el pueblo francés tomó esto como otro de los actos despiadados de la monarquía. “El asunto del collar”, como se le conoce, fue el detonante para que tuviera lugar la Revolución Francesa. Una reconstitución del Collar se exhibe actualmente en la Château de Breteuil, Francia.

Diamante Pink Star:

diamante-pink-star

El diamante más caro del mundo se ha ganado por derecho propio un puesto en esta lista. El Pink Star actualmente cuesta 62,3 millones de euros, tiene 60 quilates y es de color rosa intenso, de ahí su nombre. Fue encontrado en 1999 en África, pero se mostró al mundo por primera vez en el año 2003: ¡tardaron dos años tallándolo! Su talla de forma ovalada no tiene impurezas.

Su fama se debe a que es el diamante más grande del mundo con estas características de color y pureza; de allí que sea una de las joyas más importantes de la historia. Actualmente, está montado en un anillo.

La Perla Peregrina:

perla-peregrina

Esta gema del mar merece sin dudas colarse en esta lista. Su gran tamaño, su forma de lágrima perfecta y su exquisito brillo nacarado la convirtieron en la perla más famosa del mundo hace cientos de años y aún ninguna otra la ha superado. Fue descubierta en las aguas de Panamá en el año 1515 y ofrecida al rey Felipe II de España.

Posteriormente pasó a manos de la reina de Inglaterra, María Tudor, y con el tiempo fue posesión de Napoleón III. Muchos años después, en 1969, llegó a la colección privada de la actriz Elizabeth Taylor, como regalo de su esposo Richard Burton. Taylor falleció en el año 2011 por lo que la perla fue subastada y adquirida por nueve millones de euros, un precio récord en una subasta.

Diamante Tylor Burton:

diamante-tylor-burton

La fallecida actriz Elizabeth Taylor no solo fue una de las dueñas de la Perla Pelegrina. Su buen gusto en joyas era indiscutible. Amaba los diamantes y su pareja Richard Burton adoraba consentirla en ese sentido. Una de las más famosas piedras que le regaló fue una que compró en Cartier en 1969. El también actor la bautizó como "Diamante Taylor-Burton". En un principio, Burton quiso colocar el diamante en un anillo pero por su enorme tamaño decidió que sería en un collar.

Los huevos de pascua de Faberge

huevos-pascua

Esta impresionante colección de joyería fue creada por el joyero ruso Carl Faberge a petición de los zares de Rusia entre los años 1883 y 1917. Este joyero, considerado uno de los mejores orfebres del mundo, asumió en 1870 la empresa familiar de joyería en San Petersburgo. Sus diseños se pasean por distintos estilos. Renacentista, griego, barroco, naturalista, ruso antiguo, Art Nouveau y caricaturesco son algunos de los sellos que visten sus obras.

Para la Pascua de 1883, el Zar Alejandro III encargó al joyero un regalo para su mujer: un huevo grande con uno más pequeño adentro y allí, una gallina. El obsequio tuvo tanto éxito que la zarina ordenó hacer un huevo cada Pascua. Faberge creó 69 piezas de lujo muy diferentes entre sí. Níquel, cobre, acero, oro, platino, plata y paladino fueron algunos de los metales utilizados. A su vez, diversos zafiros, rubíes, esmeraldas y diamantes decoraban los huevos.

Godman Necklace

godman-necklace

Una de las piezas más conocidas de la colección de joyas de la actual reina británica Isabel II. Según se cuenta, también una de sus favoritas. Esta prenda fue un regalo de las hermanas Dun Cann cuyo padre, Frederick DuCann Godman, lo compró en Baviera en 1890 y se lo dio a sus hijas.

En 1965 la mayor de las Dun Cann supo que el collar podría haber sido de la emperatriz Josefina de Francia y que tal vez sería de interés para la reina de Inglaterra. Le escribió a Lord Chamberlain para ofrecérselo, pero Sir Francis Watson, topógrafo de Obras de la Reina de Arte, dictaminó que no correspondía con la colección de la emperatriz.

Aun así las hermanas Dun Cann quisieron que Isabel lo conservara. La reina accedió y las invitó al Palacio de Buckingham en una audiencia privada como señal de agradecimiento.

El gran diamante de Catalina la Grande

diamante-catalina

Cuentan que el conde Grigori Grogorievich Orlov deseaba reconquistar a Catalina II de Rusia. Para ello le regaló un enorme diamante de 200 quilates que ella deseaba. La emperatriz, encantada, lo aceptó y mandó a montarlo en el Cetro Imperial que se había elaborado en 1784. El diamante Orlov, como ella lo bautizó, quedó mirando hacia delante y sobre éste descansa una gran águila doble con las armas de Rusia. Actualmente. el diamante con todo el Cetro Imperial se encuentran en el Kremlin de Moscú en Rusia.

El Tiffany Amarillo

tiffany-amarillo

Uno de los diamantes menos utilizados de la historia y sin embargo con un puesto ganado a pulso en esta lista. Este diamante de 128 quilates, con un color Fancy Intense amarillo y corte de cojín es uno de los más grandes diamantes amarillos conocidos en el mundo de hoy.

Aparentemente fue descubierto en la mina de Kimberley en Sudáfrica en 1877, con un peso aproximado de 287,42 quilates. Solo ha sido usado dos veces en su historia de más de 150 años de antigüedad: una vez por la Sra. Sheldon Whitehouse en el Tiffany Ball de 1957 y otra por la actriz Audrey Hepburn en 1961, para las fotografías de la publicidad para la película Desayuno en Tiffany. Actualmente se encuentra en exhibición en la tienda insignia de Tiffany en la Quinta Avenida de Manhattan.

Tus joyas también pueden ser historia

Ahora ya sabes cuáles son algunas de las joyas más llamativas y valiosas en la historia de la humanidad. Acabas de descubrir los secretos, relatos, misterios o maldiciones que acompañan a cada una de ellas. Por lo que, si eres una verdadera amante de las joyas, debes estar ansiosa por tener una como estas. Para aquellos que no pueden pagar millones de dólares por una pieza de joyería, hay opciones mucho más cercanas y accesibles que rescatan el espíritu de estas prendas. No pierdas la oportunidad de revisar los catálogos de Five Stars Jewelers para encontrar el accesorio que más se asemeja a tu favorito en esta lista. Consigue esa joya que tanto te gusta y atrévete a ser tú misma la historia.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados